Los Derechos de la Madre Tierra

Los Derechos de la Madre Tierra

Abril 22, 2020 Blog 0

Un saludo a todos en el día de la Madre Tierra. Hay mucho que celebrar en este día.
Vivir en ella y con ella
Conocerla cada día mas
Estar abrazado y protegido por ella.

Pero también tenemos que reconocer como la estamos destruyendo:
el cambio climático,
la contaminación de los océanos,
la pérdida vertiginosa de nuestra biodiversidad,
la escasez y contaminación de las aguas,
la desaparición de la flora y fauna nativa,
la destrucción de nuestros bosques nativos…

Suma y sigue.

Nosotros, los seres humanos, somos los responsables. Hoy estamos invadidos por
el ego,
las ínfulas de superioridad,
la avaricia,
la acumulación y concentración material,
el deseo por el poder…

Nos hemos desconectado de nuestro bello planeta.  Lo grave es que, para muchos, esto es “normal”.  Cuando, hace décadas, defendía a unos pájaros, como resultado de la tala de un bosque nativo, para generar empleo y crecimiento económico, recuerdo que alguien me dijo: “tu prefieres los pájaros que al ser humano”. Que increíblemente absurda es esta lógica, que aún nos tiene totalmente invadidos.  ¿Cómo habría yo de decidir, o preferir, entre el agua y el aire, o entre el aire y la tierra…?  ¿Cuál es superior?  ¿Cuál es inferior?  ¿Cuál de estos elementos de la vida es más necesario que el otro?  Esta es una proposición ilógica.

Tenemos que sanar a nuestro planeta.  Para ello debemos promover e implementar grandes cambios en materia económica, institucional y social.  Junto a esos cambios, comenzar un gran proceso de sanación, a través de lo que he llamado “La Gran Ley de la Sanación”. Respecto a los cambios, muy rápidamente:

En lo económico, debemos transitar rápidamente de esta economía neoliberal de mercado hacia una economía que contenga los siguientes atributos: Circular, Regenerativa y Transformacional.  Los dos primeros atributos ustedes ya los conocen.  El último –una economía transformacional– es de vital importancia.  La economía debe establecer los espacios, instrumentos y actividades para la auto-realización de todos los seres humanos, los seres sintientes y la naturaleza.  La economía materialista e individualista debe desaparecer.

Pero, no debemos olvidar la dimensión espiritual de la economía.   Esto conlleva una gran Revolución de Valores, particularmente los valores de naturaleza colectiva: solidaridad, cooperación, respeto, interdependencia, justicia, equidad…  Cuando hablo de los valores colectivos, me refiero a Un Colectivo que incluye más que los seres humanos.  Incluye también a todos los seres sintientes y la naturaleza.

En lo institucional, además de los Derechos Civiles y Políticos, y Los Derechos Económicos, Sociales y Culturales, AMBOS GRUPOS TOTALMENTE ANTROPOCENTRICOS, debemos incluir también los Derechos de la Naturaleza y el Derecho al Desarrollo.  Además, debemos promover grandes reformas a los sistemas institucionales a nivel nacional y a nivel mundial.  Una gran reforma de los mecanismos y organizaciones Multi-Laterales. Hoy vemos como han fracasado. Debemos elevar inmediatamente al programa de medioambiente de la ONU a la categoría de Organización Mundial del Medioambiente.  Debemos crear una Organización Planetaria Ciudadana.  Hoy, no tenemos instituciones planetarias.

En lo social, además de todo lo que se ha dicho hoy, debemos fortalecer los movimientos ciudadanos en esta era, que llamo La Era del Ciudadanismo.  Esto debe hacerse a nivel local, regional, y planetario.  Uno de los objetivos más importantes del desarrollo y bienestar debe ser la Creación y Fortalecimiento de Comunidades.  Es por eso que me he atrevido a proponer una Organización Planetaria Ciudadana.  Será dentro de este ciudadanismo que lograremos Los Derechos de la Madre Tierra.  Es a través de ellas que debemos construir los cimientos de un nuevo orden planetario.

Es como absurdo tener que luchar por los derechos de la madre tierra.  Esto debería ser algo tan evidente que debería aprobarse ya por todos los países del mundo.  La ilógica que nos ha sido impuesta en la toma de decisiones tiene sus razones:   Razones que van más allá de lo político, económico y social, que todos ustedes ya conocen.

Primero, porque hemos adoptado La Teoría de la Inteligencia Diferenciada de entre todas las formas de vida.  Hemos creado una cierta forma de pirámide de la vida.  Una pirámide que va de lo inferior a lo superior. Esto ha sido cultivado por la educación, y algunas religiones y caminos espirituales, donde siempre hay algo que alcanzar en el tope de la pirámide.  Y, es aquí donde aparece el concepto de inteligencia superior e inferior, donde el ser humano es superior a la naturaleza.  Para ellos, la naturaleza es inferior.  Para aquellos que piensan así, por favor no tomen más jugo de zanahoria.  Terminarán con la inteligencia de la zanahoria.  En mi caso, yo no pienso así.  Mi cuerpo, mente y alma se ponen felices cuando tomo jugo de zanahoria.  El verdadero intercambio es a nivel ultra-molecular, en donde hay un intercambio de inteligencia, un intercambio de consciencias.

Segundo, porque estamos viviendo con altísimos niveles de toxicidad.  Todo esto hace parte de la “Paradoja del Equilibrio”. “El ser humano siempre está en equilibrio independiente de su nivel de toxicidad”.  El borracho está en SU equilibrio.  Él dice que puede manejar.  Todo aparece como normal.  Así como para muchos aparece como normal destruir los bosques nativos.  ¿Qué pasa cuando nuestras sociedades están borrachas, quien le quita las llaves?  La toxicidad actúa como una anestesia en nuestros sentidos, mente y consciencia.  Esto no nos permite “ver más allá”.  Una sociedad borracha siempre va a ver a la naturaleza como una cosa.

Tercero, hoy tenemos más oportunidad de percibir a la materia, lo material, que la no-materia.  Tenemos puesta nuestra atención más hacia afuera que hacia adentro, inmersa en el mundo material.  Para cambiar esta atención materialista, tenemos que adoptar un camino espiritual muy bien diseñado.  En tercera dimensión, a este nivel de consciencia, solamente se ve a la Madre Tierra como una cosa. Pero, ir más allá, no es materia de fe, no es materia de cambiar conceptos en la mente. Debemos elevar nuestros niveles de consciencia.  Ese es el único camino.

Lo que estoy diciendo es que no es materia de decidir, arbitrariamente, que la Tierra No es una cosa.  La tierra solamente se puede entender como un SER VIVO, como resultado de un alto nivel de consciencia individual y colectiva.  Este era la gran consciencia la que tenían nuestros ancestros.  La resistencia que vemos en los países a no proclamar los derechos de la Madre Tierra es el resultado de un bajísimo nivel de consciencia individual y colectiva de los que legislan.  Que la tierra es un ser vivo, es una experiencia interior.    Una experiencia del SER.  ¿Experiencia de qué? Experiencia de las energías de la tierra.  Experiencias de la inteligencia de la Tierra.  Experiencia de la memoria de la Tierra  Y, finalmente, experiencia de la consciencia de la Tierra.  De lo contrario, decir que la tierra es un ser vivo se transforma en un eslogan, o es materia de fe.

Cuarto, porque no tenemos la capacidad real de entender la interdependencia entre nuestra ecología interna y nuestra ecología externa.  Ellas aparecen como separadas una de la otra. Son totalmente interdependientes.  Esta interdependencia se da a través de los 5 elementos de la vida.   Agua, tierra, viento, espacio y fuego.  Nuestro aire interno está conectado con el aire externo.  El agua interna está conectada al agua externa.  Y, así sucesivamente.  Este fenómeno, este estado del ser (de nuestra ecología interna), funciona bajo una gran ley espiritual: “lo de adentro es como lo de afuera, lo de afuera es como lo de adentro”

Para mí, no se puede hablar de “Derechos de La Madre Tierra”, sin que pongamos esto dentro de un contexto espiritual.  La naturaleza como un ser vivo representa un estado especifico de consciencia.

Hoy, puedo decir con certeza que la Madre Tierra es un Ser Vivo. Hoy puedo decir que La Madre Tierra tiene derechos.  Estoy totalmente a favor de estos derechos. Estoy dispuesto a luchar con todos ustedes por estos derechos.  No hay duda, que el contexto de las leyes, también está dado por un andamio ético y moral.  Más allá de la sociedad de bienestar, Hoy. nos estamos moviendo hacia una sociedad de derechos.  Y nos ha costado muchísimo articular esto.

El debate alrededor de los derechos de la Madre Tierra constituye la nueva frontera del medio ambientalismo.  ¿Cómo la Madre Tierra no va a tener derechos?  ¿Cómo no vemos la base moral y ética de esos derechos?  Es por eso que he propuesto, ya hace varios años, a La Eticonomía y una Nueva Eco-Moralidad.  No solamente una moralidad de una igualdad ante la ley.  Pero de una igualdad total ante todas las formas de vida.

Sin espiritualidad no hay derechos de la naturaleza.  Todos los seres sintientes estamos en el camino de la iluminación.  Y, es por eso que debemos tener el Derecho de La Madre Tierra.

PhD. Alfredo Sfeir Younis

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *